Ciudad minera de Sewell

Situada a 60 km al este de Rancagua, a mí¡s de 2.000 metros de altitud, en la cordillera andina, la ciudad minera de Sewell fue construida por la empresa Braden Koper a principios del siglo XX para albergar a los trabajadores de la mina El Teniente, que pronto se iba a convertir en la mayor explotación subterrí¡nea de cobre del mundo. Sewell es un ejemplo notable de las ciudades construidas por empresas industriales, que surgieron en muchos rincones apartados del planeta como resultado de la fusión entre la mano de obra local y los recursos técnicos y financieros de algunas naciones industrializadas, con vistas a explotar yacimientos mineros y transformar recursos naturales valiosos. Construida en una ladera demasiado abrupta para permitir la circulación de vehí­culos con ruedas, Sewell se estructuró en torno a una gran escalera central que se elevaba desde la estación ferroviaria. A lo largo de su recorrido, esa escalera iba jalonando plazoletas de configuración irregular, ornadas de í¡rboles y plantas, que constituí­an el espacio público urbano principal. Los edificios que se alinean a lo largo de las calles son de madera y con frecuencia estí¡n pintados con diversos colores llamativos: verde, amarillo, rojo y azul. La ciudad minera fue abandonada por una gran mayorí­a de sus pobladores en el decenio de 1970, pero en su momento de apogeo llegó a contar con 15.000 habitantes.

© UNESCO
Referencia: 1214
Año de inscripción: 2006
Criterios: (ii)
Zona central: 17.2000 Ha
Zona de amortiguación: 33.0000 Ha