El Centro del Patrimonio Mundial recibió hoy la visita de una delegación de representantes de la comunidad indígena arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, bien inscrito en la Lista Indicativa de Colombia desde 2012 como un potencial bien mixto para la Lista del Patrimonio Mundial.

Los representantes se reunieron con la Directora y la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro del Patrimonio Mundial con el fin de discutir sobre diversas iniciativas para reforzar la protección de su patrimonio cultural y natural. Durante la reunión, se discutió sobre la pertinencia de la Convención del Patrimonio Mundial para fortalecer los mecanismos existentes de protección de la Sierra Nevada. La Sra. Mechtild Rössler, Directora del Centro del Patrimonio Mundial, reiteró su apoyo a la iniciativa para promover la colaboración para el beneficio de la Sierra Nevada y sus comunidades. De la misma manera informó que el Comité del Patrimonio Mundial lanzó en 2018 un Fórum Internacional de Pueblos Indígenas sobre el Patrimonio Mundial. El objetivo de este fórum es elevar el papel de las comunidades indígenas en la “identificación, conservación y el manejo de los bienes de Patrimonio Mundial”, tal y como es indicado en la Decisión del Comité 41 COM 7.

La Sierra Nevada de Santa Marta es la cordillera costera más alta del mundo, y contiene ejemplos de todos los biomas presentes en Colombia, siendo una reserva importante de fauna y flora. Durante miles de años, el área es el hábitat de varios grupos indígenas descendientes de la cultura tayrona, tal como es el caso para las comunidades Arhuaco, Kogui, Kankuamo y Malayo quienes continúan a preservar sus tradiciones e idiomas originales, a pesar de las diversas presiones del mundo contemporáneo.

La Sierra Nevada de Santa Marta fue declarada Parque Nacional Natural de Colombia en 1964 y una Reserva de la Biósfera de la UNESCO en 1979. “Los Parques Nacionales Tayrona y Sierra Nevada de Santa Marta y sus Sitios Arqueológicos” fue inscrito en la Lista Indicativa colombiana de bienes de Patrimonio Mundial en 2012.