Palacios imperiales de las dinastí­as Ming y Qing en Beijing y Shenyang

Sede del poder supremo durante mí¡s de cinco siglos (1416-1911), la Ciudad Prohibida de Beijing posee jardines paisají­sticos y unos 10.000 aposentos con muebles y obras de arte que constituyen un testimonio inestimable de la civilización china en tiempos de las dinastí­as Ming y Qing. El palacio imperial de los Qing en Shenyang estí¡ integrado por un conjunto de 114 edificios construidos entre 1625 y 1783. Cuenta con una gran biblioteca y es un testimonio importante de la etapa fundacional de la última dinastí­a reinante en China, antes de que extendiera su dominio hacia el centro del paí­s y desplazase su capital a Beijing. Con el traslado de la capital, el sitio de Shenyang se convirtió en una residencia anexa del palacio imperial de Pekí­n. La notable arquitectura de sus edificios aporta un testimonio histórico excepcional no sólo sobre la dinastí­a de los Qing, sino también sobre las tradiciones culturales de los manchúes y otros pueblos del norte de China.

© UNESCO
Referencia: 439bis
Año de inscripción: 1987
Extensión: 2004
Criterios: (i)(ii)(iii)(iv)
Zona central: 12.9600 Ha
Zona de amortiguación: 153.1000 Ha