jump to the content

Lalibela- Iglesias talladas en la roca

Tras el ocaso del Imperio de Aksum, en los siglos XII y XIII, el poder se trasladó a Roha, en el distrito de Lasta. El rey Lalibela (1181-1221), de la dinastía Zagwe, que gobernó en Lalibela durante más de un siglo, le dio un nuevo nombre. Al rey Lalibela se le atribuye la construcción de once iglesias talladas en la roca. Las construcciones son monolíticas, talladas en una masa inclinada de escoria volcánica roja, asentada sobre una capa de basalto gris oscuro. Las iglesias están comunicadas por un laberinto de túneles y pasajes con aperturas que dan a cuevas de ermitaños y catacumbas. Algunas son de tipo basílica, con características arcaicas e imitan elementos arquitectónicos de periodos anteriores, pero al mismo tiempo difieren las unas de las otras en cuanto a diseño y estilo. Dos de ellas están decoradas con interesantes pinturas murales y figuras esculpidas. Las iglesias de Lalibela están incluidas en la Lista del Patrimonio Mundial. Los principales edificios son: la iglesia de Medhane Alem, la de Maryam, la de Ammanuel, la de Giyorgis y la de Golgota-Mikail.

Plan de acción

La erosión causada principalmente por la intemperie está deteriorando la superficie de la piedra de todas las iglesias, por lo que necesitan una restauración urgente. Objetos religiosos tales como crucifijos, manuscritos, altares de madera, etc., requieren preservación.

La UNESCO y la Comunidad Europea han organizado un concurso internacional para construir refugios amovibles con objeto de proteger los monumentos de las lluvias. Luego, en cuanto lo permita la capacidad técnica, los sitios serán restaurados.

World Heritage Sites