El sábado 23 de septiembre, otro terremoto sacudió la región de Oaxaca, México, devastando aún más un territorio donde más de 400 personas han sido víctimas mortales de otros dos poderosos terremotos en el curso de este mes.

Las autoridades mexicanas están llevando a cabo acciones coordinadas a nivel federal, estatal y municipal y con los habitantes de las regiones afectadas para elaborar un informe completo y preciso de los daños a los monumentos con valor histórico y cultural.

Por el momento, informes preliminares han sido realizados por las instituciones mexicanas competentes. Según los primeros datos disponibles, cientos de edificios históricos y culturales parecen verse afectados por el terremoto del 19 de septiembre, algunos de los cuales están relacionados con bienes del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Además, el impacto es desde ahora considerable por las afectaciones del terremoto registrado el 7 de septiembre, en particular en los Estados de Oaxaca y de Chiapas.

Informes consolidados sobre la situación se encuentran en preparación.