El Comité del Patrimonio Mundial inscribió hoy el paisaje cultural del Lago del Oeste de Hanzhu (China), que comprende el Lago del Oeste y las colinas que lo rodean por tres partes, en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Desde el siglo IX, este lugar ha sido una fuente de inspiración para poetas, artistas y eruditos célebres. En la parte occidental de la ciudad de Hangzhu, al sur del río Yangtsé, se han erigido numerosos templos, pagodas y pabellones, y se han creado jardines, alamedas ornamentales, islas y calzadas para embellecer los parajes.

El paisaje del Lago del Oeste ha ejercido una gran influencia a lo largo de siglos en el arte del diseño de jardines en el resto de China, Japón y Corea. El sitio constituye un testimonio excepcional de la tradición cultural consistente en mejorar el paisaje natural a fin de crear una serie de vistas que reflejen una fusión ideal entre el hombre y la naturaleza.

El Comité del Patrimonio Mundial está examinando un total de 35 candidaturas de sitios naturales, culturales y mixtos en el curso de su 35ª reunión, que se celebra en la Sede de la UNESCO en París hasta el 29 de junio.