El puente Kriva Cuprija de Mostar

Al lado del famoso Stari Most (Puente Viejo), un símbolo genuino del barrio destruido en 1993, hay otro antiguo puente en Mostar: el Kriva Cuprija (el Puente Torcido).

Éste cruza el río Rabobolija, un afluente que desemboca en el río Neretva por su orilla derecha. Se desconoce la fecha exacta de su construcción, así como el nombre de su fundador.

Según documentos históricos que datan de mediados del siglo xvi, había siete mahalas (barrios) a orillas del río Radobolija. Dichos documentos parecen indicar que en aquella época se hizo sentir la necesidad de construir un puente que uniera ambas orillas. El hecho de que el antiguo nombre de este pequeño puente no figure en ningún documento histórico, como solía ocurrir en el caso de los monumentos construidos por el Estado, prueba que su construcción fue financiada bajo la administración otomana.

Kriva Cuprija es un pequeño puente de piedra de un solo arco y se parece bastante a Stari Most. El arco es un semicírculo perfecto de 8,56m de ancho por 4,15m de alto. La fachada y la bóveda fueron construidas con piedras talladas en forma de cubo incorporadas en capas horizontales a lo largo de toda la bóveda. El espacio entre la bóveda, los muros frontales y el camino fue rellenado con piedras quebradas. El camino del puente y las calles cercanas están pavimentadas con adoquines, lo que es frecuente en muchas calles del barrio. Se puede acceder a la otra parte del puente por escalones de piedra. Las inundaciones catastróficas de diciembre de 2000 destruyeron este puente.

Se ha emprendido un proyecto de reconstrucción al idéntico gracias a la participación de la División del Patrimonio Cultural (Sección de Proyectos Especiales), proyecto que está financiado por el Gran Ducado de Luxemburgo. El proyecto se acabará en el curso del año 2001.