Fondo fiduciario japonés

Idiomas : English | Français | Espanol

Objetivo

La finalidad del Fondo consiste en preservar el patrimonio cultural material en forma de monumentos históricos y restos arqueológicos de gran valor.

Actividades financiadas por el Fondo

El Fondo financia actividades conformes con este objetivo, como las obras de restauración y conservación, o los estudios o investigaciones previos o de carácter general (comprendidas las excavaciones geológicas de poca envergadura) que guarden relación directa con las obras. Según las necesidades, se pueden proporcionar los servicios de expertos internacionales y el equipo necesarios. Como la formación de especialistas nacionales es un elemento importante de esta cooperación, cada proyecto comprenderá actividades de formación en los campos correspondientes.

No se financian las actividades que no estén directamente relacionadas con el objetivo citado, por ejemplo, la construcción o el desarrollo del museo de un sitio o la instalación de estructuras nuevas destinadas al fomento del turismo cultural.

Antecedentes

Pese a los esfuerzos realizados desde hace años por la UNESCO, así como por otras organizaciones que colaboran con ella, tanto en el plano normativo como en el plano operacional, existen aún muchos sitios, monumentos históricos y otras formas del patrimonio cultural común de la humanidad expuestos a serios deterioros, e incluso a la desaparición, por falta de las intervenciones adecuadas.

Preocupado por este problema, Japón es uno de los Estados Miembros que han querido apoyar activamente la acción de la UNESCO, como demuestra la asistencia técnica y financiera prestada por su gobierno en diversas campañas internacionales, por ejemplo, la salvaguardia del templo de Abú Simbel en Nubia, el templo de Borobudur (Indonesia) y el sitio arqueológico de Moenjodaro (Pakistán).

En 1988, el Sr. Noboru TAKESHITA, Primer Ministro de Japón, declaró en Londres que el fortalecimiento de los intercambios culturales sería en adelante uno de los pilares de la política extranjera de su país en materia de cooperación internacional. En el marco de esta nueva política cultural de cooperación, la elección recayó en el ámbito de la conservación del patrimonio cultural, y en 1989 el gobierno japonés depositó en la UNESCO un fondo específicamente destinado a tal fin, llamado "Fondo fiduciario japonés para la preservación del patrimonio cultural mundial", confirmando así su voluntad de apoyar los esfuerzos conjuntos de los países correspondientes y de la UNESCO.

Identificación y selección de los proyectos

Tanto la UNESCO como las autoridades japonesas pueden proponer proyectos, en función de las peticiones de asistencia de los gobiernos deseosos de aprovechar esta cooperación con miras a la preservación de su patrimonio cultural significativo. Son objeto de esta cooperación los sitios de valor patrimonial mundial y científicamente reconocido que se encuentran en estado precario. La inscripción del bien cultural en la Lista del Patrimonio Mundial no es condición necesaria, pero cabe considerarla un elemento importante para apreciar el valor del patrimonio cultural de que se trate.

Los elementos que se toman en cuenta para identificar los proyectos, además de la cifra de su presupuesto y la disponibilidad de fondos, son la prioridad otorgada por el gobierno beneficiario, la compatibilidad con la política extranjera de Japón y la distribución geográfica de los proyectos en curso. Se considerará favorablemente la participación de expertos japoneses en el contexto de la cooperación técnica para el desarrollo.

Compromiso del Estado beneficiario

El objetivo de esta cooperación es apoyar los esfuerzos realizados por las autoridades nacionales en materia de conservación del patrimonio cultural, en particular proporcionando asistencia técnica, con el fin de que el Estado beneficiario pueda asumir íntegramente en el futuro esa labor de conservación del patrimonio cultural. En este sentido, el compromiso firme del país beneficiario es primordial para el éxito del proyecto.

Significación de la preservación del patrimonio cultural
Perspectivas de cooperación futura

Como lo prueban los que aparecen en este folleto, los sitios culturales del mundo revelan la riqueza de las creaciones de la humanidad a través de sus estilos artísticos y sus funciones sociales. Frutos de nuestra diversidad cultural, nos brindan la ocasión de apreciar nuestras diferentes tradiciones culturales, pero, bajo esta aparente diversidad, traducen aspiraciones comunes a toda la humanidad. El patrimonio cultural, expresión cristalizada de nuestras existencias, es también para todos nosotros fuente constante de inspiración. Es menester que la responsabilidad de preservar este patrimonio cultural, pasarela entre el pasado, el presente y el futuro, sea compartida por todos.

Esta noción de responsabilidad común es, sin embargo, una idea relativamente nueva para la comunidad internacional. En este sentido, la campaña lanzada en 1960 por la UNESCO para salvar los monumentos y sitios de Nubia amenazados por la construcción de la presa de Asuán, fue un acontecimiento significativo de gran alcance. Pero, aunque la comunidad internacional haya seguido respondiendo a los llamamientos de la UNESCO, imperativos económicos cada vez más acuciantes han relegado con hasta frecuencia la cultura a un segundo término.

La UNESCO está muy agradecida al gobierno japonés por su apoyo constante a su acción en este ámbito esencial que es la cultura, en particular en forma de generosas contribuciones por conducto del fondo fiduciario japonés creado en la Organización, y a las operaciones realizadas en numerosos sitios culturales situados en más de diez países. La mayoría de estas operaciones han tenido lugar en Asia. Ahora bien, la ejecución del proyecto de conservación del monasterio de Probota, en Rumania, constituye un ejemplo fuera de Asia, coronado por el éxito. En esta perspectiva y en el marco de los programas de la UNESCO, podrán proponerse para una cooperación futura proyectos para sitios de la región árabe y África, como Fez (Marruecos), Sana'a y Shibam (Yemen), Gaza (Territorios Palestinos Autónomos) y los palacios reales de Abomey (Benin).

Habida cuenta de la significación universal de la preservación del patrimonio cultural, la UNESCO desea sinceramente que esta cooperación se vaya así haciendo progresivamente extensiva a todas las regiones del mundo que también poseen ricos tesoros culturales, que es esencial preservar como "memoria del futuro".

Sectors
Government Public
Country
Japan