Hoy se lanza la publicación Gestión eficaz de las áreas marinas protegidas más emblemáticas del mundo: Guía de buenas prácticas que sienta las bases para la creación de una norma común para la gestión eficaz y la toma de decisiones proactiva, orientada hacia el futuro de las áreas marinas protegidas (AMP) en el mundo.

Esta guía explica cómo establecer una idea clara de en qué punto se deberán o se deberían encontrar las AMP dentro de 10 o 20 años, lo cual resulta fundamental para saber qué acciones deben ser realizadas en nuestros días. En un momento en que la comunidad mundial desea mejorar la gestión de las AMP en todo el mundo y lograr la undécima “Meta de Aichi” en 2020 definida en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los sitios marinos del Patrimonio Mundial, debido a su gran visibilidad, se encuentran en una situación excepcional para dar ejemplo.

Hoy en día, la cuestión más problemática que se les plantea a los sitios marinos del Patrimonio Mundial consiste en cómo conciliar la conservación de sus valores irremplazables con unas demandas crecientes o cambiantes de desarrollo socioeconómico y de explotación. Aparte de una serie de sitios remotos que se hallan fuera de los límites de la explotación debido a su ubicación geográfica, casi todos los sitios marinos del Patrimonio Mundial se enfrentan a este problema.

La mayoría de los administradores de los sitios intentan solucionar estos problemas de la mejor manera posible. Sin embargo, casi ninguno de estos sitios dispone de la capacidad y los conocimientos necesarios para definir el “punto de inflexión” a partir del cual el desarrollo pasa a ser excesivo. Ante el rápido aumento de la demanda de espacio marítimo, los efectos mundiales del cambio climático y la creciente afluencia turística que genera ingresos en las AMP de todo el mundo, nunca ha sido tan apremiante la necesidad de establecer un plan de gestión prospectivo y proactivo que garantice un futuro sostenible a nuestros océanos. Sin embargo, muchas AMP tienden a concentrar sus esfuerzos en el “aquí y ahora” sin analizar las consecuencias que dichas decisiones tendrán en sus sitios dentro de 10 o 20 años.

Si los administradores y sus equipos no son plenamente conscientes del Valor Universal Excepcional (VUE) de los sitios y de lo que el reconocimiento de este título significa para los mismos, ningún sitio marino del Patrimonio mundial podrá ser conservado de manera adecuada. Esta guía proporciona un planteamiento por etapas para convertir el VUE de un sitio en el núcleo central de su sistema de gestión. Los mejores ejemplos que ofrece esta guía muestran cómo el Valor Universal Excepcional resulta fundamental para establecer objetivos de gestión, al mismo tiempo que une a socios del sector privado, ONG e instituciones intergubernamentales bajo objetivos de conservación comunes. De forma más general, la guía expone cómo el uso de herramientas de gestión basadas en el área, como la planificación espacial marina (PEM), permite programar y lograr objetivos medioambientales, sociales y económicos de manera que se garantice un desarrollo sostenible tangible y funcional y se protejan los valores excepcionales de un sitio.

Durante la reunión de 2010 de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los países acordaron incrementar la superficie de áreas protegidas en todo el mundo y mejorar su gestión. En virtud de la undécima “Meta de Aichi”, para el 2020 al menos un 10% de las áreas marinas y costeras, sobre todo aquellas de elevada importancia para la diversidad y los servicios ecosistémicos, deberá conservarse por medio de una gestión eficaz y equitativa que incluya medidas de conservación basadas en áreas que se integren en el entorno marino general. Esta guía muestra cómo la aplicación de las buenas prácticas en los sitios marinos del Patrimonio Mundial contribuye a establecer nuevas normas de gestión para las áreas protegidas en el mundo.