Atolón de Bikini

Inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, en el contexto internacional de la Guerra Fría, los Estados Unidos decidieron reanudar las pruebas de armas nucleares en el atolón de Bikini, situado en el archipiélago de las Marshall. Una vez evacuados sus habitantes, se llevaron a cabo 67 explosiones nucleares en el periodo 1946-1958, entre las que destacó la de la primera bomba H (1952). Los buques hundidos en la laguna del atolón durante las pruebas efectuadas en 1946 y el gigantesco cráter originado por la mayor de todas ellas –la operación Castle Bravo– son testigos de las explosiones nucleares. Dotadas de una potencia siete mil veces mayor que la de la bomba lanzada sobre Hiroshima, esas explosiones tuvieron hondas repercusiones en la geología y el medio ambiente de Bikini, así como en la salud de las poblaciones sujetas a las radiaciones atómicas. Pese a su imagen de pacífico paraíso terrenal, el atolón de Bikini es paradójicamente el símbolo de la era de las armas atómicas.

© UNESCO
Referencia: 1339
Año de inscripción: 2010
Criterios: (iv)(vi)
Zona central: 73500.0000 Ha
Zona de amortiguación: 130425.0000 Ha

Leyenda

Categoría de los bienes
Bienes culturales Bienes naturales Bienes naturales Bienes mixtos

Sitios en peligro
Bienes culturales Bienes naturales Bienes mixtos