jump to the content

El Puente Viejo de Mostar, Stari Most

El "Puente Viejo" acrecentó el desarrollo y la prosperidad de la ciudad. Era su razón de ser.

Pese a las obras de refuerzo a veces incompatibles con los principios modernos de restauración, esta construcción se encontraba en perfecto estado de conservación antes de que se desencadenaran las hostilidades militares en la región.

Mimar Hajruddin, alumno del famoso arquitecto Sinan (considerado como el padre de la arquitectura clásica otomana), construyó el puente en 1566. Se trata de un puente sobre un arco ligeramente apuntado de una amplitud de 27 metros, una anchura de 4 metros y una longitud de 30. La altura con respecto al nivel superior del agua en verano es de 20 metros. El puente está flanqueado por dos torres fortificadas, la Torre Halebija Tower en la margen derecha y la Torre Tara Tower en la izquierda, ambas del siglo xvii. La robustez de la construcción era tal que soportó el paso de los blindados nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de su destrucción en 1993, el puente estaba amenazado por la erosión debida a la humedad, aunque este peligro ya estaba bajo control.

En el marco de un financiamiento internacional (Turquía, Italia, Países Bajos y Francia en particular) gestionado en mayor parte por el Banco Mundial, la UNESCO ha creado un Comité internacional de expertos para la reconstrucción del Puente Viejo y de la ciudad antigua de Mostar. Las obras en las fundaciones empezaron en junio de 2001 y el Puente Viejo debería estar reconstruído según los métodos del XVI° siglo, en el curso del año 2002.